• Evita los excesos y no comas sin tener sensación de hambre, e intenta seguir los horarios para mantener el correcto funcionamiento del metabolismo de tu organismo.
  • Cenar sólo un yogur o fruta no es la mejor opción, intenta cenar una cena equilibrada y suave para descansar mejor.
  • Lo ideal es acabar de cenar dos horas antes de irte a dormir.
  • El aliño siempre debe ser al plato, el aceite nunca (o casi nunca) toca la sartén. Una cucharada sopera de aceite y una cucharadita de mostaza, el limón o el vinagre de manzana son muy buena opción. Puedes usar pimienta o especies en vez de sal.
  • Se pueden hacer 5 comidas al día, siempre que sean suaves, saludables y equilibradas, y también pueden ser 3 comidas al día si la de mitad del día es la más completa, y las otras dos lo son menos.
  • Si haces agua con limón por las mañanas ¡ojo! no te pases con la cantidad de limón exprimido, con medio basta. El agua templada se prepara sin el limón dentro, se añade después.
  • Acuérdate de la importancia de incluir en tu dieta alimentos especialmente saludables como la fruta y las verduras.
  • Cocina limpio: horno, vapor, hervido y plancha.
  • Compra todo lo que puedas a granel.

  • En la medida de lo posible, intenta hacer ejercicio por la mañana, esto te ayudará a descansar mejor por las noches.
  • Antes de iniciar la actividad es recomendable calentar los músculos con ejercicios suaves y moderados.
  • Es poco consecuente ir dos veces al gimnasio y no tener una vida activa en nuestro día a día. Reduce el uso de la moto, coche, transporte y ascensor, y elije desplazarte caminando y subiendo escaleras, siempre que te sea posible y adecuado.
  • Si eres de los que te cuesta dormir y haces ejercicio físico por las tardes, intenta no hacerlo más tarde de las 7pm.
  • Bebe agua e hidrátate bien antes, durante y después de hacer ejercicio prolongado.

  • Se debe beber unos ocho vasos al día, aproximadamente. Piensa que los alimentos que consumes también continen agua, que ayuda a tu hidratación.
  • Es importante beber agua especialmente al inicio del día, intentando no beber tanto por la noche, para no tener que despertarse y poder disfrutar de un sueño continuado y reparador.
  • Hidrátate bebiendo agua, infusiones y zumos naturales.
  • Es recomendable consumir agua entre comidas, entre dos horas después de comer y media hora antes de la siguiente comida.
  • Mantener una hidratación adecuada es imprescindible para la salud física y mental.

  • Es recomendable dormir de 7 a 9 horas y seguir lo que se pueda el ritmo circadiano. Dormir menos de 5 horas o acostarse más tarde de las 5 am no sería recomendable.
  • Aprende a relajarte, puedes crearte una rutina. Un baño tibio, crema en manos y pies con un ligero masaje (puedes usar olor a lavanda, jazmín u otros aromas relajantes), una infusión caliente, etc.
  • No dormir con el móvil la tablet o la televisión, ya que la luz azul de los pantallas altera nuestros biorritmos.

  • Estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales.
  • El estrés complica el control de peso y el mantener el peso adecuado. Dedícate tiempo a ti y te será más fácil alcanzar tus objetivos.
  • El estrés es la respuesta rápida del organismo ante una demanda o un desafío que no tiene por qué ser negativa por ser una respuesta natural de supervivencia, pero nos hemos convertido en supervivientes por vivir en exceso de actividad y de cansancio, falta de sueño y de tiempo, sobredosis de trabajo, falta de ocupación y problemas emocionales, entre otros, que deterioran nuestra calidad de vida y salud en general.

  • La alimentación saludable no incluye sólo lo que voy a cocinar para la semana, si no que también debe incluir lo que aparece en mi lista de la compra.
  • Regla Over-5: intenta comprar aquello que reconociera tu abuela, que venga de la tierra y si está procesado que no tengas más de 5 ingredientes en la etiqueta y los puedas entender todos. ¡Cuidado si el azúcar es el primero! Las cantidades van en orden de mayor a menor proporción.
  • Despensa sostenible y a base de frescos: en la medida de lo posible, intenta comprar alimentos frescos y en los envasados, fíjate en que el envoltorio sea lo más sostenible posible: latas y cristal son mucho menos contaminantes que los plásticos.
  • Comprar despensa semanal es buena opción por ayudar a equilibrar tu dieta y tus antojos saludables.
  • Si lo necesitas puedes usar aplicaciones para analizar alimentos (MyRealFood, Yuka, etc.)